15 de diciembre de 2011

Seguro nunca oíste hablar ni probaste alguno de estos seis vinos


Vía Blanca Bonarda 2011 ($25). Iaccarini es una nueva bodega de San Rafael que desembarcó en Buenos Aires a fines de noviembre con una cena en 12 Servilletas, el restó a puertas cerradas de Belgrano R. En esa oportunidad presentó algunos de sus vinos –elaborados por Gabriela Celeste para Eno.Rolland- que en las generales de la ley muestran buena pasta y prometen, pero no deslumbran. Eso, salvo este joyita: un Bonarda 2011 que realmente se las trae en relación calidad precio. Agendalo cuando visites la vinoteca, porque para vino aromático, frutal y refrescante, está por encima de la media.

Vuela Rosé 2011 ($45). Bodega Lurton nos tiene acostumbrado a sus vinos ligeros, fragantes y fáciles de beber. Algo que representa a la perfección su Pinot Gris y que este Rosé, Vuelá, viene a certificar. Primer rosado de la compañía, está elaborado principalmente con fruta del Valle de Uco y eso se nota en los aromas que recuerdan a la cereza y en la acidez tirante. Con una picadita veraniega, que incluya queso brie, Holanda y leberwurst, tenés combo perfecto. Realmente invita a beber.

Santa Ana Homage Malbec 2010 (¿?) es un vino de exportación –que ahora se consigue en el mercado local- y que es un hit de ventas en Inglaterra. El secreto hay que buscarlo en su elevada acidez que, para el paladar local puede resultar extraña, pero que a los ingleses les encanta. Para más datos, Homage es la línea de vinos de autor de Rodolgo “Opi” Sadler, el crack enológico que hace los vinos de la bodega y que firma la etiqueta. Y este Malbec está entre los recetados para el que busque expresión fruta, paso algo nervioso y vibrante, junto con un rico despliegue gustativo. No es fácil de conseguir, pero amerita su pesquisa.

Aleph Cabernet Sauvignon 2004 ($73). Elaborados por Patricio Santos en la bodega Cuchilla de Lunlunta estos misteriosos vinos Aleph fueron desarrollados para el mercado de exportación y presuntamente para ser vendidos cuando hubieran evolucionado. De esto podemos dar fe, en tanto y en cuanto la botella que llegó para probar es la de este Cabernet 2004 bien evolucionado: un raro perfil para el mercado local que no es fácil de hallar, precisamente porque no quedan casi vinos viejos en dentro del país. Así es que ya sabés, si buscás tintos sosegados y con esa extraña certeza gustativa que da el bouquet y el tiempo, anotate este. Lo comprás escribiendo a este mail: boutique.aleph@gmail.com

La Espera Reserva Syrah 2008 ($80) es elaborado por la bodega del muy germano nombre Funckenhausen, ubicada en San Rafael. Pertenece a un empresario argentino-alemán que tiene el doble mérito de haber sobrevivido a la Segunda Guerra Mundial y de haber triunfado en el mundo de los negocios navales. A sus 82 años, ahora retirado, elabora las uvas de la finca La Espera, como le llamó a la finca que montó desde cero a orillas del Río Diamante. Este Syrah es deslumbrante en su perfume frutal, en su andar elegante y sedoso y en su buen cuerpo. Ideal para el buscador de perlitas. En cualquier caso, la bodega acaba de lanzar su vino ícono, La Espera Blend Kurt Heinlein 2008, que va en la gama de los top argentinos, con buena madera (24 meses) y buen peso en boca.

Ojo de Agua Malbec 2010 ($80) está elaborado por el más excéntrico de los productores de vino que hay en el país. Se trata del suizo Dieter Meier, quien tiene en Agrelo, Mendoza, un emprendimiento vitícola orgánico. Meier es una personalidad del ambiente artístico mundial, con un aspecto dalinesco, que triunfó haciendo música experimental en los 80 –sentendo las bases de la electrónica- sin saber tocar un instrumento. Acá pueden escuchar su rara producción con la banda Yello. En cuanto a los vinos, son igual de excéntricos: con un Torrontés sanjuanino cosecha 2011, de aromas cortones y rica boca; y un Malbec típicamente Agrelo en su opulencia, concentración y taninos finos. A ellos se suma el ícono, llamado Dieter Meier Puro, blend de Malbec, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y Petit Verdot cosecha 2010, que va en la misma línea, pero es más intenso.




8 comentarios:

Ariel Rodríguez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Joaquin Hidalgo dijo...

jeje.

no subestimo, Dr. Pero los dos sabemos que usted es tan profesional como quien esto escribe. Así es que corre con ventaja. :)

SAlÚ!

Anónimo dijo...

Con solo escuchar “ojo de agua” se me viene a la mente un ojo de bife y se me llena de agua la boca, que mejor que ese Malbec para acompañarlo?
Daniel R.

Joaquin Hidalgo dijo...

Señor R...

usté tiene plena razón: pero como el dueño es Suizo, y produce ojos de bife de primera, me parece que buscaron un síntensis brillante y bien jugosa. ¿debería pedir regalías? jeje.

Ariel Rodríguez dijo...

jaja, usted contesta tan rápido que cuando me di cuenta y borré el comentario ya tenía respuesta. Hagamos de cuenta que no dije nada XD

Saludos!

Joaquin Hidalgo dijo...

Dr. No me incomodan sus dichos, sépalo.

Y use este espacio para lo que le venga en gana.

Salú!

Cristy dijo...

La verdad que no escuché y menos probé ninguno de estos vinos! Pensé que quizá alguno iba a conocer, pero NO. Grata sorpresa!, aunque... no podía esperar menos del gran Hidalgo! ;)
Buenísimo. Nada, pasé solo a tirar flores! jajaja.

Joaquin Hidalgo dijo...

JÁ! punto para mi... jeje. Cristy, cracias por las flores!

Salú!