8 de julio de 2011

Abrió Aldo’s: nuevo concepto en restaurante


Una de las inauguraciones más esperadas de este primer semestre finalmente abrió sus puertas hace dos semanas: Aldo’s, el restaurante vinoteca que concibió el sommelier Aldo Graziani, una lograda combinación de glam, buen servicio y gastronomía porteña, perfecta para una comida de amigos, un almuerzo en el microcentro o una cena décontracté con parejas amigas.

Si era una de las aperturas más esperadas, eso se debe al currículum de Graziani: como entendido en vinos ha publicado en revistas, escrito guías y ha gestionado algunas de las cartas más destacadas de la ciudad, entre las de Casa Cruz y el Bistró, en el Faena Hotel + Universe. Ese es el costado glam, que también se respira en Aldo’s, sin ser dominante. De modo que, cuando a mediados del verano se conoció la noticia de que Graziani abriría un restaurante, junto a dos pesos pesados de la gastronomía como laderos, el reloj de la ansiedad arrancó su cuenta regresiva, hasta que hace tres semanas el local quedó oficialmente inaugurado.




Aldo’s es una apuesta seria. Tanto desde lo estético como desde la propuesta vínica. En la planta baja del Hotel Moreno, en San Telmo –y donde otrora funcionara el molecular restaurante Moreno- Aldo’s ofrece dos vistosos salones engarzados por la barra de tragos. Con una estética vintage –parece una actualización de un bar de película de los 50’s- el responsable de la ambientación fue Juan Santa Cruz, uno de los dos socios de socios de Graziani. El otro es Emilio Lucini, hombre clave del negocio gastronómico por su buen ojo para las tendencias.

Ya desde la calle algo llama la atención: en todas las paredes del local hay botellas de vinos, lo que de partida te dice a dónde apuntan estos muchachos. La explicación es simple: Aldo’s se propone como una vinoteca en la que además funciona un café a deshoras y un restaurante al mediodía y a la cena. ¿Y qué tiene de especial? Graziani y un equipo de sommeliers probaron a ciegas una punta de vinos y eligieron los 500 que más les gustaron. Con esos armaron la carta –tiene 42 páginas- y los ofrecen al mismo precio que los comprarías en vinoteca, indistintamente de que lo bebas en el local o te lo lleves a tu casa. Eso es un golazo, porque podés darte ciertos gustos sin que te partan al medio, y beber desde Alta Vista a Rutini, de Luigi Bosca a Zorzal y otras perlitas como Las Perdices a precios muy lógicos.



¿Qué se come? La propuesta la entiende cualquiera: comida porteña, sin mañas y con foco en el producto. Probé:

Sopa de lentejas con huevo poché ($28). Es un buen plato invernal, sin alardes, que viene con trozos de queso sumergidos. Ojo que sopa no es lo mismo que guiso, que es lo primero que uno se imagina cuando lee lentejas en la cata. Es rica, pero no sustanciosa.





Provoleta de cabra con ensalada ($38) es la entrada ideal. El queso es de primera y las hojas verdes (espinacas) son muy frescas. Una rica combinación entre la potencia gustativa de la provoleta y la frescura de la ensalada.

Cordero Braseado al vino tinto con papas rosti ($58). Conviene aclara que los platos principales vienen sin guarnición, precisamente para que uno pueda combinarla a gusto. Y en este caso, elegí las papas para hacerles compañía al cordero, que está cocido de tal forma que no hace falta cuchillo para cortarlo: se desarma con el tenedor.




Soufflé de queso ($40) es, precisamente, un plato simple y sabroso. Ni más ni menos que un esponjoso soufflé, ideal para comer al mediodía. Para una cena, te podés quedar algo corto.

El postre fue un clásico porteño: panqueque con dulce de leche ($25) muy contundente, con un dulce de leche apenas duro que le da consistencia.


En cuanto a la relación calidad precio, el restaurante gana en que los vinos te los cobran como en una vinteca. Ahí harás buena diferencia, pero calculá que no vas a gastar menos de 100 pesos por persona con bebida. Con un dato no menor: es la misma carta al mediodía que a la noche.

Abren todos los días de 7 al cierre.Moreno 372, Microcentro / Tel. 5291-2380.

11 comentarios:

Fabián Dellamonica dijo...

Estuve la semana pasada. Es Disneylandia para los amantes del vino. Se come extraordinariamente y, como mencionás, es maravilloso poder beber vinos a lo que salen. Agrego que cuando viene la cuenta ofrecen un 10% de descuento en el vino que elegiste para la cena si te querés llevar una botella pa' tu casa. ¡Saludos!

Joaquin Hidalgo dijo...

Fabian,


se come bien, verdad... para mi lo mejor está en los vinos, pero será deformación profesional. jeje.

Fabián Dellamonica dijo...

Sin dudas, por eso puse lo de "Disneylandia para los amantes del vino". Igual, volviendo a la gastronomía, el Cremoso de Chocolate Blanco me dejó babeando por un par de horas... ¡jajaja!

Joaquin Hidalgo dijo...

Disneylandia es una buena metáfora. Ahora, el Cremoso me lo perdí. Como no soy fan de los dulces, pasé de este postre. Veré la próxima.

Juan Pablo dijo...

Estuve ayer y me gusto , la comida no me pareció lo mejor, ahora en vinos te digo me quería llevar la carta para dormir con ella debajo de la almohada, te lo juro !!!
abrazo

Joaquin Hidalgo dijo...

Juan Pablo,

buena imagen la de la carta como almohada... recuerdo un antiguo cuento chino, en el que un guerrero se iba de viaje por la almohada, atravesando sus sueños de forma sucesiva. Lindo viaje sería este, ¿verdad?

Saludos!

Juan Pablo dijo...

Uh si Joaquín,tenés razón. Ahora volviendo a la carta creo , mi amigo me tuvo que cachetear 2 veces para que diga algo, no podía sacarle la vista de encima,y cuando levantaba la vista , enfrente tenía botellas y más botellas de vinos , Un sueño .!!realmente más que llevarmela a mi casa , lo mejor hubiera sido quedarme a dormir allí , ja ja !!

Natalia Millán dijo...

Sabía por la Laurita Jara de este blog. Buscando dónde dan la peli "El camino del vino" di con el bar, y cómo me gustó la estructura lo googlee. Muy buenos tus comentarios sobre Aldo's. Y más descubrir me queda a la vuelta de la ofi. Gracias por la data. Alguna sugerencia de vinos ricos y en precio para tomar ahí?

David dijo...

Afortunadamente para todos, hay excelentes restaurantes en buenos aires en los cuales podemos probar muy buenas delicias. Hay una gran oferta de lugares donde podemos pasar cenas muy a gusto con nuestros familiares

Anónimo dijo...

geotorelxzp loan consolidation
bill consolidation loans

her dijo...

Anoche fui al restaurant Aldo's Moreno 372 a participar del “Día mundial de la tapa” en Buenos Aires y amarga sorpresa que me lleve!! Si bien es cierto que una tapa no es una cena ni mucho menos un plato completo, me sorprendió la mezquindad, la escases, lo ínfimo de la “tapa” (por llamarlo de alguna manera) que ofreció este restaurant, insuficiente hasta para degustar, impresentable, 80 $ por una rodaja de morcilla y una rodaja de chipirón servido en una cazuelita de 3 centímetros de diámetro más una copa de vino la verdad que es impresentable, una verdadera estafa, engañan a la gente y desprestigian el evento, la verdad perdí todo entusiasmo en este evento !! y para culminar a pesar de pertenecer a Clarin 365 se negaron a hacer el descuento, por favor EVITAR Aldo's Moreno 372 UNA ESTAFA !!!