3 de mayo de 2011

Cuando quieras darte un gusto probá estos 5 blends


Bendita la vida del crítico: en las últimas dos semanas probé, entre otros muchos, estos cinco blends que me cautivaron, cada uno a su manera. Todos tiene algo para aportar al mundo del vino.

Infinitus Malbec-Syrah 2009 ($30, pero lo podés conseguir por $25). Confieso que tengo debilidad personal por los vinos de esta bodega. Pero no todos, muy especialmente por estos bivarietales que llevan aves en sus etiquetas. Son consistentes y sabrosos, y el precio en definitiva les hace justicia. Este nuevo ejemplar tiene el paso preciso, gustoso y envolvente al mismo tiempo. Para acompañar unas pastas cortas con crema, es perfecto.
Críos Susana Balbo Syrah Bonarda 2007 ($60). Parece que tuviera fruta agregada por su intensidad y tipo, pero superada esa sorpresa, el vino se presenta fluido, refrescante y con el paso apenas delgado del cruce de estas dos variedades. Es un estilo muy cosmopolita, donde domina el la fruta fresca sobre todo; efecto sobre la causa, por decirlo de alguna manera. Claro que si buscás un vino que te despabile el olfato, no vas a conseguir mejor candidato.
Amalaya Gran Corte 2009 ($75). Si querés saber qué se describe como carnoso y aterciopelado cuando se escribe de vinos, probá esta novedad. Bodega Amalaya lanzó este año un blend de alta gama, que viene a inaugurar el porfolio de la marca en los precios elevados. Ideal para una mesa de invitados, su  aromática algo tímida y frutal logra conmover. Junto con el volumen de boca, forman un combo perfecto.
Tempus Pleno 2006 ($125). Cuando uno avanza sobre el mundo del vino, con el tiempo llega a una certeza: sólo cuentan las regiones y hay bodegas que representa bien esas regiones. En el caso de Tempus pasa eso. Sus vinos mezclan uvas de Maipú y Luján, por lo que su principal característica es el cuerpo suelto y a la vez amplio y voluminoso, con buena intensidad aromática y carga frutal. Si a eso le sumás una crianza en buenas barricas, conseguís vinos luminosos como este. Delicado, con el paso apenas cálido y un fondo apenas especiado. Te va a gustar.
Riglos Gran Corte 2007 ($350). Olvidémonos del precio por un momento, ya que es prohibitivo, y enfoquémonos en el vino. Es un blend en el que manda la dulzura del Malbec, con un paso frutado y voluminoso que engalana; y al que se suma un 25% de Cabernet Sauvignon y un 5% de Cabernet Franc, que le aportan filo y profundidad, estirando el sabor por el paladar largo rato. La concentración, el buen jugo, es lo que entrega las alturas frías del Valle de Uco. Por todo ello se bebe a placer y con admiración. Pero si volvemos al precio, está claro que una buena opción es regalarle al médico que te salvó, al abogado que te rescató o al amigo al que le debés una pila de favores.

5 comentarios:

Fabian Mitidieri dijo...

Muy bueno el Crios Syrah Bonarda 2007 de Susana Balbo!!! Mucha fruta y especias!!! lástima que no encuentro este corte la cosecha 2009. Solo conseguí el Crios Malbec 2009, que está muy bueno y con tapa a rosca.

Francisco Rivero Segura dijo...

Ayer me tentaste y descorché (Bah! desenrosqué) un Crios Syrah Bonarda 2009 en mi caso.
Coincido con Fabian, mucha fruta y especias, bien conjugadas. Un vino rico y agradable que acompañó una tapa de asado "Bien Jugosa"
Un abrazo

Joaquin Hidalgo dijo...

Qué bueno esto que me cuentan. Yo tenía archivado este 2007 y está muy bueno. Deberé agenciarme uno más nuevo.

Lo de la tapa bien jugosa me mató: buenísimo.

Abrazo!

Anónimo dijo...

si no me equivoco el amalaya es 90% malbec
que la etiqueta diga "gran corte" es solo una circunstancia...

Joaquin Hidalgo dijo...

Malbec 85%... Tannat y Cabernet el resto. Técnicamente puede ser Malbec, pero la bodega lo trata como un blend, cosa que no modifica en nada la categoría del vino.