4 de julio de 2007

En la era post-tamagochi y de la interné a full


Leía la semana pasada que ciertos científicos israelíes habían logrado modificar el gen de un tomate, cambiándolo por uno de la albahaca. El restultado: un nuevo tipo de tomate cherry con gusto a limón y refinadas notas de menta. Sofisticado, sin dudas a tono con la lógica chic del in gourmet.
Esa lectura me llevó a pensar en otros transgénicos y en la manipulación del material genético. Si bien es cierto que la misma naturaleza se manipula en su devenir, no podríamos pensar que el sentido último de ella sea el lucro. De manera que cuando veo este tipo de engendros nuevos, como la soja resistente al glifosato, el maíz Bt, o las vacas que proveen insulina y hasta la nueva leche con proteína de araña para hacer telas más duras y ligeras, se me viene a la mente este dibujo que hice tiempo atrás a propósito de los transgénicos. En la era post-tamagochi y de la interné a full, como diría un querido amigo, poco falta para tener una mascota en maceta que además opine sobre Tinelli y el baile del caño. Ese día, igual, no tendré ganas de estar ahí.

2 comentarios:

QUEtren QUEtren dijo...

Manipulación y tecnologías 1:
En la puerta de mi casa hay un Botón que no solo no pódés apretar, si no que él mismo es el que aprieta a los testigos del juicio a Von Wernich. Tampoco me gusta estar ahí, pero a veces no se puede elegir.

QUEtren QUEtren dijo...

SenodraM dijo...
JOako, el Rutini pesado, espeso. Me bajó un poco la presión en el tercer trago, no sé si por esa especidez o por mi cansancio.
Vuelvo al Vino, olor fuerte, aparecen los frutos rojos bien maduros, las especies, la pimienta negra, el café y el chocolate. En la boca es un vino de gran estructura, complejo.
Y una firmeza dentro de la copa y dando vueltas en la cabeza que no sabé!! lo que los Noruegos llaman: un LINDO PEDO (en Noruego)